lunes, 25 de enero de 2016

Prevención de drogas en los jóvenes


Si bien existe evidencia de que las conductas adictivas no son un fenómeno exclusivo de nuestro tiempo, sin embargo, su incidencia y prevalencia actual han alcanzado valores significativos, de modo especial entre la población joven. Asimismo, junto a las adiciones químicas han surgido nuevas conductas adictivas, las adicciones comportamentales, muchas de ellas ligadas a las nuevas tecnologías.

Si nos centramos exclusivamente en las drogas, los datos de monitoreo epidemiológico ofrecidos por diferentes organismos y agencias, nacionales e internacionales, señalan que junto con su incidencia preocupa la edad cada vez más temprana a la que se inicia el consumo de determinadas sustancias, factor que incrementa el riesgo de desarrollar una conducta adictiva en el futuro.

Las drogas tienen la capacidad de alterar el funcionamiento cerebral y su uso continuado puede derivar en una adicción, acarreando con ello otros problemas graves que ponen en compromiso la salud física, psicológica y social de la persona que las consume, y su entorno relacional significativo. Ante esta situación se hacen necesarias actuaciones preventivas, bien actuando antes de que aparezca el consumo o bien cuando este ya se ha iniciado.

PREVENCIÓN

Son muchas las actuaciones que se engloban bajo el paraguas de la prevención, sin embargo, son pocas las que se realizan basándose en la evidencia científica. Dar un consejo sobre salud y esperar que la gente se comporte saludablemente es una utopía. Desde una perspectiva preventiva sabemos que la información es una condición necesaria pero no suficiente para que se produzca el cambio de conducta. Es por ello, que para que la prevención tenga lugar además de una buena información se hace necesario, entre otros:

1. Un sentimiento de vulnerabilidad percibida: la persona ha de asumir que si consume sustancias adictivas estas pueden acarrearle serios problemas de salud.

2. Intención de conducta: lo que implica motivación para cambiar la conducta a corto plazo.

3. Habilidad: conocer los recursos y disponer de las habilidades y estrategias necesarias para afrontar la situación de cambio.

4. Reforzamiento de la conducta: una vez implementada la conducta preventiva ha de ser reforzada para que se mantenga en el tiempo.

5. Mantenimiento del cambio y prevención de las recaídas: una de las características que definen a las adicciones es el alto índice de recaídas. Es por tanto, imprescindible que una vez logrado el objetivo preventivo, los esfuerzos se direccionen a mantener el cambio y a adoptar una visión proactiva frente a las posibles recaídas.

EVIDENCIA CIENTÍFICA

El diseño e implementación de programas y acciones preventivas necesariamente deben estar fundamentados científicamente. En este sentido existe evidencia científica que documenta que:

1. Las acciones preventivas basadas únicamente en la información tienen nulo efecto y, en ocasiones, éste se ha tornado contrapreventivo.

2. Los modelos multicomponente o de entrenamiento habilidades generales, tales como el Life Skills Training (LST) –Entrenamiento de Habilidades para la Vida-, se han mostrado eficaces en la prevención de conductas adictivas en jóvenes y adolescentes.

3. La colaboración entre padres/madres y profesorado ha demostrado ser efectiva en lamejora del comportamiento de los educandos, y en particular en la prevención del consumo de drogas. Es por ello que familia y escuela constituyen dos ejes fundamentales del proceso educativo que necesariamente han de complementarse, más allá de lo que se está haciendo.

4. Los adolescentes que están próximos a sus padres/madres tienen menos probabilidad de involucrarse en conductas de riesgo. Por lo que se hace fundamental compartir tiempos, participar de forma conjunta en la toma de decisiones, conocer e implicarse en sus tareas y objetivos, conocer a sus amigos/as…

5. Si somos capaces de prevenir el consumo de alcohol y tabaco el consumo de cannabis será poco probable. Y si conseguimos hacer prevención de éstas, la probabilidad de consumir otras sustancias es prácticamente nula.

Fuente: La Región

No hay comentarios :

Publicar un comentario