jueves, 18 de febrero de 2016

Menores y drogas

No es raro que las personas se sientan confundidas sobre el consumo de drogas y, en el caso de los menores, más todavía. La presión que ejercen los amigos o los compañeros de clase por la necesidad a esa edad de pertenencia al grupo, la curiosidad por saber qué se siente. ¿Son estimulantes, depresoras, perturbadoras…? Los calificativos pueden ser tantos como queramos, pero en muchas ocasiones no nacen de la experiencia, sino de la propia leyenda sobre los estupefacientes y sus efectos.

Las leyendas urbanas sobre las drogas son muy variadas y para combatirlas, nada mejor que una información adecuada, contrastada, que tenga en cuenta lo que conocen y la realidad, que les llegue a los menores de forma distendida, con participación directa, teniéndolos en cuenta. Escuchándolos y siempre sin juzgarlos.

Estos son los objetivos del Programa de Prevención de Drogodependencias impulsado por la Diputación de Valencia a través de los ayuntamientos. «El programa en general pretende fomentar hábitos de vida saludable», explica la monitora Soledad Martínez, que imparte los talleres.

«Trabajamos la prevención con grupos de alumnos que ya tienen información, pero les ayudamos a discernir lo que es legal y lo que no es, lo que es real y lo que no». En definitiva, se tata de separar la realidad de la leyenda.

Todo ello en una hora, para no aburrirles, con proyecciones y debates, acercándose a su entorno. La Diputación de Valencia organiza estos cursos y los ofrece a los ayuntamientos de la provincia para que los impartan en los centros educativos, asociaciones o colectivos que consideren más adecuados.

«Todos conocemos mil historias de la calle y no siempre son reales, por eso les pedimos a los alumnos que escuchen, pero también que pregunten mucho, que no se queden con ninguna duda dentro… sólo así podrán superar la presión que en ocasiones ejerce el grupo», comenta la diputada de Bienestar Social, Mercedes Berenguer. Una información clara que les ayude a separar la realidad de la leyenda que en algunos casos idealiza el consumo.

La experiencia está siendo positiva y, desde luego, necesaria. En algunos cursos, menores de 12 años han sido capaces de enumerar con el grupo hasta 35 tipos distintos de drogas, lo que demuestra la cercanía que ésta tiene con ellos.

Fuente: ABC

No hay comentarios :

Publicar un comentario