jueves, 11 de agosto de 2016

La edad media de los ludópatas en España desciende hasta 18 años

La clínica Triora de rehabilitación de adicciones alerta del aumento de casos por ludopatía que se producen durante competiciones deportivas como la recién terminada Eurocopa o los próximos Juegos Olímpicos Río 2016. Durante el último mes de junio, la clínica ha visto crecer de forma exponencial el número de llamadas recibidas buscando información acerca de la adicción a las apuestas deportivas por parte de jóvenes de entre 18 y 25 años.
“Hemos recibido diversas llamadas por parte de familiares preocupados por sus hijos o jóvenes de su entorno, adictos a las apuestas online, muchos de ellos universitarios”, asegura Joaquin Descals, director médico de Triora. “No hace muchos años, la edad media de estos adictos era de entre unos 35 a 45 años.
El problema no se origina únicamente porque los jóvenes empiecen a jugar a una edad más temprana sino también porque la conducta patológica se alcanza en menos tiempo.”
Y es que sin duda las apuestas deportivas se están convirtiendo en un problema importante de ludopatía, ahora también entre los más jóvenes, en parte gracias también al auge de las nuevas tecnologías ya que permiten:
Apostar con un importe bajo: las apuestas online permiten apostar con muy pequeñas cantidades y eso genera una sensación de control y minimiza la sensación de riesgo.
Accesibilidad: cualquiera con un Smartphone puede participar las 24 horas del día. Y aunque está prohibida la participación de un menor, en muchos casos el menor consigue burlar los límites de edad establecidos y participar, por ejemplo, introduciendo los datos de otro DNI, como el de sus padres.
Percepción: A diferencia de otras adicciones, las apuestas online no están mal vistas socialmente, como prueba la gran cantidad de anuncios de plataformas de juego que podemos ver en televisión muchos de ellos patrocinados por deportistas de élite. De hecho, mientras que la publicidad para el juego presencial está prohibida en España, no es así para el juego online.
Inmediatez: la posibilidad de apostar en tiempo real durante un partido hace que el juego sea más emocionante, y muchos lo utilizan para demostrar su capacidad de análisis y bien conocimiento de ese deporte.
Anonimato: en las apuestas online se juega de forma anónima sin conocimiento de nadie.
Los datos ratifican sin duda este auge. Según La Dirección General de la Ordenación del Juego (DGOJ) el número de jugadores online ha aumentado un 13% desde 2012, cuando el juego online se regularizó en España, con medio millón de usuarios activos al mes, dos terceras partes de los cuales corresponden a apuestas deportivas. De hecho, en tan solo 4 años de regulación el juego online se ha convertido en las segunda causa de tratamiento por adicción al juego en España.
Los jóvenes adictos al juego suelen cumplir algunos de estos comportamientos: juegan para evadirse de sus problemas y mejorar su estado de ánimo; cada vez requiere apuestas mayores para experimentar más emoción; es incapaz de dejarlo e intenta recuperar lo perdido con más apuestas, llegando incluso a violar la confianza de familiares y amigos para obtener más dinero; miente a sus seres más próximos para ocultar sus actos, descuidando sus obligaciones cotidianas y bajando su rendimiento en el trabajo o en los estudios; disponen cada vez de menos tiempo para sus relaciones sociales..
En caso de sospecha de que un familiar o persona cercana es adicto al juego, es recomendable conseguir un diagnóstico profesional urgentemente y en su caso empezar un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

Fuente: La provincia.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario