lunes, 30 de enero de 2017

El consumo de cannabis llega a su apogeo


El número de adictos al cannabis atendidos en las Unidades Contra la Adicción (UCA) de la Comunitat Valenciana casi se ha triplicado en los últimos diez años. De los 685 casos registrados en 2005 hemos pasado a 1.731 consumidores que requieren tratamiento en 2015, según los datos de la Conselleria de Sanitat.

Un dato alarmante es la cifra de jóvenes que consume esta droga. El año pasado, 1.456 se encontraban en control preventivo por consumo de estupefacientes, un escalón antes de entrar en programas de tratamiento de adicciones. La marihuana fue la sustancia más consumida con un 50% de los casos. «Existe una oleada de consumo de cannabis», explica Francisco López, sociólogo y presidente de la asociación Patim, organización que combate las adicciones. Según los últimos estudios del Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías (OEDT), la Comunitat es la segunda autonomía con mayores prevalencias de consumo de cannabis entre la población de 15-64 años. Un 34,6% de los valencianos afirma haber consumido marihuana alguna vez en su vida.

Otro hecho preocupante es la edad de inicio en el consumo de drogas. Es a los 14 años cuando los jóvenes empiezan a tomar estupefacientes. «La tendencia apunta a que cada vez comienzan antes», expone preocupado López. Según el OEDT, el 95% de los españoles menores de edad que entran a tratamiento por adicción lo hacen por problemas de consumo de cannabis. «La droga es un grave problema en la Comunitat», afirma el presidente de Patim, quien lamenta que no exista suficiente «visibilización» ni «alarma social» entre la sociedad valenciana.

Las causas del aumento del consumo de cannabis en la Comunitat, al igual que sucede en España, están detrás de la falta de concienciación entre los jóvenes. «Se ha socializado el consumo de marihuana», explica Inma Navarrete, coordinadora en Valencia de Proyecto Hombre, quien además añade que los jóvenes «no perciben el peligro que existe por consumir cannabis». Esta droga se suele tomar en ambientes festivos y en muchas ocasiones se consume junto con alcohol, lo que agrava los efectos negativos.

El cannabis es una sustancia alucinógena que distorsiona la manera en la que percibimos nuestro entorno. Sus efectos varían según la frecuencia y cantidad de consumo. «Puede ocasionar problemas de salud mental», explica María Calatayud, psicóloga en el centro UCA de Alzira. El cerebro está en formación hasta los 25 años, por lo que el consumo de cannabis, que está «más extendido entre los jóvenes», puede generar «afectaciones cerebrales graves». Además los consumidores tienen el riesgo de padecer «psicosis» y otras enfermedades mentales. Por otra parte, como señala Alfredo Riaño, presidente de Valencia Sin Drogas, el cannabis esta considerado como la «droga de entrada». Más del 60% de la gente que consume marihuana antes de los 15 años termina tomando otras sustancias como el éxtasis o la cocaína.

Esta última sigue siendo la droga ilegal que más adictos genera. De las 11.956 personas atendidas en los centros UCA de la Comunitat, 2.162 son adictos a la cocaína. El perfil mayoritario es el de un varón español, consumidor de cocaína, soltero, desempleado y con estudios, al menos primarios. Pese a ser una de las drogas más consumidas, el número de adictos se ha reducido en los últimos años hasta llegar a cifras cercanas a 2002.

Desde Cruz Roja ponen el foco de atención en el policonsumo. De las 5.114 personas a las que atienden un 36% toma varias drogas a la vez. Las combinación más extendida es la de alcohol y cocaína.

Fuente: Las Províncias
LEER MÁS...

lunes, 9 de enero de 2017

La mitad de los niños valencianos usa internet lejos de la supervisión paterna

La mitad de los niños valencianos de entre diez y quince años se conecta a Internet lejos de la supervisión paterna. El problema se está agravando porque la edad de inicio en Internet cada vez es más temprana ya que los niños que ahora tienen entre 9 y 10 años empezaron a navegar por término medio a los 7 años mientras los adolescentes de 15 y 16 lo hicieron a los 10 años. El mayor riesgo al que se exponen es el acoso, que según los expertos es más dañino en la red porque los menores no pueden calibrar la magnitud de las amenazas. El informe «Net children go mobile. Riesgos y oportunidades en Internet y uso de dispositivos móviles entre menores españoles (2010-2015)» revela que un 31 % de los menores de entre 9 y 16 años reconoce haber sufrido alguna forma de acoso online u offline.

El 48 % de los menores valencianos de entre 10 y 15 años accede a internet desde la casa de un vecino, un amigo o un familiar, lejos de la supervisión paterna. El porcentaje está siete puntos por encima de lo que ocurre en el resto del país, según aparece en el informe «Indicadores sobre uso de TIC por menores en España» elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística. El estudio añade que el setenta por ciento de los niños ya dispone de móvil, aunque la mayoría carece de contrato de datos y solo se puede conectar a través de wifi.

El psicólogo Enrique Madrid (que es técnico de la Unidad de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas del Ayuntamiento de Mislata y miembro de la Fundación para el Análisis Estudio y Prevención de Adicciones –Aepa–) advierte de que los padres tienen que hacer un esfuerzo para conocer qué hacen sus hijos en la red. «Tienen que establecer un control de horarios, espacios y contenidos y no permitir que las habitaciones de los chicos sean auténticos centros de ocio con televisión, ordenador y acceso a internet para no favorecer el aislamiento», recomienda.

El experto, que está terminando su tesis sobre el uso del móvil en los adolescentes, incidió en que «internet es una herramienta fantástica, pero tiene riesgos». «El medio digital dificulta la empatía. Como psicólogo clínico he visto casos de chicos de entre catorce y dieciséis años con problemas para gestionar situaciones emocionales. Ellos no se dan cuenta de que la persona que recibe una amenaza en un medio digital la amplifica por cien. En los casos de acoso, el receptor no es capaz de calibrar la amenaza y la amplifica. No es cómo ocurría antes en las peleas de instituto en las que podías medir el enfado de un compañero porque lo estabas viendo. Ahora, cuando un chico recibe en el móvil un mensaje como "te voy a reventar" se pone en lo peor».

Un segundo gran riesgo que ha detectado Enrique Madrid por el abuso de internet es el escaso nivel de tolerancia a la frustración. «Todo en internet es demasiado rápido y no te paras a reflexionar. Cuando los chavales no consiguen algo rápido se ponen nerviosos. Lo quieren todo y ya. En la vida real ni las cosas pueden ser ahora ni se puede tener todo. Esta situación ellos no la entienden», destacó.

El tercer gran riesgo para el experto Madrid es la exposición a contenidos inadecuados y el tratamiento que hacen los menores de forma inconsciente de los datos personales „como subir a las redes sociales todo tipo de fotos„ que les lleva a perder su intimidad.

El psicólogo recomienda a los padres que firmen con sus hijos un contrato de responsabilidad de uso del móvil (es posible descargarlo en la web de la Fundación AEPA o AQUÍ) e insiste en que los menores deben asumir parte de responsabilidad «para no estar tan expuestos».

Fuente: El Mercantil Valenciano
LEER MÁS...